Pasar al contenido principal
EFE

El Lopinavir no reduce la mortalidad en pacientes de Covid-19, según ensayo

LONDRES |

La combinación de medicamentos Lopinavir/Ritonavir, habitualmente utilizada contra el VIH, no ha mostrado efectos significativos en la reducción de la mortalidad de pacientes con Covid-19, según los resultados preliminares de un ensayo clínico coordinado por la Universidad de Oxford.

El estudio, financiado por la agencia de Investigación e Innovación del Reino Unido (UKRI, en inglés), se llevó a cabo en 176 hospitales británicos. 

Los científicos seleccionaron esa posible vía de tratamiento dado que había arrojado en el pasado resultados "prometedores" contra otros coronavirus, como el SARS y el MERS.

Sin embargo, los primeros resultados del ensayo "muestran que para pacientes hospitalizados con Covid-19, con o sin respirador, Lopinavir/Ritonavir no es un tratamiento efectivo", señaló en un comunicado Peter Horby, investigador jefe del estudio. 

La agencia pública británica ha divulgado los resultados "tan rápido como ha sido posible" a fin de ofrecer "información en tiempo real" sobre posible tratamientos contra el coronavirus, si bien advierte de que las conclusiones todavía no han sido sometidas a un proceso de revisión por pares y admitidas en una revista científica.

UKRI hizo públicos recientemente otros dos estudios que sugerían que la Dexametasona puede reducir hasta en un tercio la mortalidad en pacientes hospitalizados con complicaciones respiratorias severas producidas por el SARS-CoV-2, y que la Hidroxicloroquina, en cambio, no mejora la supervivencia. 

En el ensayo sobre Lopinavir/Ritonavir, 1.594 pacientes fueron seleccionados de forma aleatoria para ser tratados con esa combinación de medicamentos, mientras que otros 3.376 recibieron el tratamiento habitual. 

Entre todos esos pacientes, el 4 % requirió ventilación mecánica invasiva durante su hospitalización, el 70 % necesitó recibir oxígeno y el 26 % no requirió intervenciones respiratorias. 

No se detectó diferencia significativa entre ambos grupos en cuanto al ratio de mortalidad a los 28 días (22,1 % en los que recibieron el medicamento y 21,3 % los que no). 

Esos resultados son consistentes al tener en cuenta diversos subgrupos de pacientes, subrayan las conclusiones del ensayo. 

Para la investigadora Fiona Watt, esos datos "descartan de manera convincente cualquier beneficio significativo" de esa vía de tratamiento.

En Portada