Pasar al contenido principal
Erbol

Vendedores de la calle imploran se les dé vivieres para alimentarse

Representantes de los vendedores de la calle de La Paz y El Alto llegaron a la plaza Murillo este jueves para pedir a la presidenta Jeanine Añez que se los apoye con víveres, puesto que debido a la cuarentena dejaron de trabajar y carecen de alimento.

“Estamos viviendo directamente a plan de pan con Yupi. Ya no podemos más. Señora presidenta está dando bonos, pero también piense en la población de la calle, que vive debajo del puente, que también somos seres humanos”, dijo el secretario general de la asociación de vendedores, Richard Ramos.

La asociación agrupa a vendedores de gelatina, lustrabotas, limpiaparabrisas y jóvenes que venden caramelos en el transporte público, indicaron los representantes. “Somos una asociación independiente que directamente está llorando, porque ciertamente en estos pocos días que se está haciendo la cuarentena no tenemos que comer”, agregó Richard Ramos.

Recalcó que entre los afiliados hay gente que vive debajo de puentes y otros que alquilan, pero no tienen dinero para costearse ahora el techo. Explicó que con sus ventas ganaban de 30 a 40 bolivianos por día, que era para su alquiler y comida, pero ahora no tienen nada.

El dirigente señaló que incluso ahora un 40% de los afiliados no podrán ni siquiera circular, porque no tiene carnet de identidad. El Gobierno recién emitió un decreto para restringir las salidas de acuerdo con ese documento.

Cristian Ramos, de los vendedores de golosinas, indicó que los jóvenes de su gremio no tienen nada qué comer, puesto que están impedidos de trabajar. Señaló que usualmente venden los caramelos en buses de distintas zonas de la ciudad.

En Portada