Pasar al contenido principal
Edwin Fernández Rojas

IRF puede perder más de $us 100 mil si cancela sus torneos

La Federación Internacional de Ráquetbol (IRF, por sus siglas en inglés) perderá más de 100 mil dólares si los tres campeonatos internacionales que planeaba llevar adelante este año son cancelados definitivamente.

Así es, la IRF se encuentra con las manos atadas por culpa de la pandemia del coronavirus, puesto que el Mundial Open (San Luis Potosí, México), Mundial Junior (Santa Cruz) y Panamericano (Santa Cruz) sean cancelados esta gestión si es que el panorama sanitario en el mundo no mejora hasta septiembre.

La organización del ráquetbol mundial se sustenta con las membresías que otorgan las naciones por albergar un determinado torneo, además de las inscripciones de los deportistas, razón por la que no le conviene dejar sin efecto el trío de competiciones internacionales.

Cabe recordar que el Mundial Open debía disputarse en el país azteca en abril, pero fue suspendido por la Covid-19. Igual suerte pueden correr los campeonatos que tienen previsto contenderse en la capital oriental en diciembre de este año.

Es por esa razón que los directivos de la IRF siguen de cerca con preocupación e impaciencia el desarrollo de la curva ascendente del virus en el mundo, a sabiendas de que septiembre es el límite para asumir una posición definitiva al respecto.

Otro factor, que puede ser concluyente a la hora de decidir si se disputan esos torneos, está relacionado con la predisposición de la federación anfitriona para organizarlos, ya que en tiempos de cuarentena los sponsors están limitando sus gastos.

Por ejemplo, la Federación Boliviana de Ráquetbol (Febora) deberá erogar 60 mil dólares por ser anfitrión del par de certámenes y otros 40 mil para gastos organizativos.

En esos egresos, figura el pago de hotel de cinco estrellas para el staff de la IRF (24 personas) por 12 días.

En esa perspectiva, los raquetbolistas nacionales se mantienen a la expectativa de las determinaciones que emanen de la IRF, cuyos dirigentes tienen en sus manos los protocolos de bioseguridad de una decena de federaciones, que los diseñaron de acuerdo al grado de riesgo del virus que existe en su región.

Cabe señalar que la Federación Costarricense de Ráquetbol (Fecora) reanudó sus actividades días atrás con el aval de sus autoridades de gobierno, erigiéndose como la única hasta el momento en entrenar a campo abierto.

 

FEBORA ESTÁ A LA EXPECTATIVA

El presidente de la Federación Boliviana de Ráquetbol (Febora), Gonzalo Alcoreza, aseguró que se mantienen a la expectativa de la resolución que emita el Gobierno con la relación al retorno de la actividad deportiva en el país.

El directivo dijo que entiende que el fútbol es el “rey de los deportes”, por lo que sus directivos piden prioridad a su solicitud de regreso a los campos deportivos; sin embargo, recordó que el ráquetbol es la disciplina que más satisfacciones le otorgaron al país en este último tiempo.

En Portada