Pasar al contenido principal
De 80 cámaras solo 4 operan, pero no graban
Walter Unzueta Pérez

De 80 cámaras solo 4 operan, pero no graban

De 80 cámaras de vigilancia instaladas en el municipio de Quillacollo, solo cuatro funcionan, pero ninguna graba las imágenes que capta. La falencia fue evidenciada ayer en una inspección realizada por integrantes del Comité Cívico de Quillacollo y efectivos del Comando Regional de la Policía del Valle Bajo al Centro de Monitoreo del Ojo Vivo.

El oficial de Radio Patrulla 110, que tiene a su cargo el Centro de Monitoreo del denominado “Ojo Vivo”, José Luis Fuentes, confirmó que se tienen instaladas 80 cámaras de vigilancia en calles y plazas del municipio; de las cuales solo cuatro funcionan, pero ninguna graba las imágenes que captura porque no tienen memoria de almacenamiento.

Para el presidente del Comité Cívico de Quillacollo, Juan Carlos Iraola, se trata de un peligro. “Debemos manifestar nuestra preocupación por la falta de cámaras de vigilancia en el municipio de Quillacollo y la inseguridad ciudadana que ello implica”, sostuvo.

Las autoridades coincidieron en señalar que se necesita adquirir urgentemente por lo menos 90 nuevas cámaras para garantizar la seguridad durante el desarrollo de la festividad religiosa de la Virgen de Urkupiña a desarrollarse del 14 al 16 de agosto.

Recordó que la Ley Nº 264 del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana establece que las gobernaciones deben destinar el 10 % de su presupuesto a la seguridad ciudadana y las alcaldías el 5 %.

 

URKUPIÑA

Por su lado, el comandante provincial de la Policía del Valle Bajo, Walter Alvis, afirmó que las cámaras de vigilancia son de vital importancia para garantizar la seguridad de los feligreses y visitantes que llegarán a Quillacollo para la fiesta de Urkupiña; por lo tanto, anunció, se pedirá al alcalde Willy López que compre los equipos.

Justificó que las cámaras son necesarias para vigilar el desarrollo de la entrada folklórica que se realiza el 14 de agosto, la misa de fiesta del día siguiente y el calvario del 16 de agosto. Recordó que cerca de medio millón de personas acude a Quillacollo entre devotos, feligreses, bailarines, músicos, espectadores y comerciantes.

Señaló que las cámaras de vigilancia son equipos que permiten prevenir el delito e identificar a personas y vehículos en caso de que se cometan fechorías.

 

RENOVACIÓN

Según la Policía, hay 11 cámaras que pueden ser reparadas, el resto son obsoletas y ya no sirven. Los nuevos equipos deben ser compatibles con el sistema que ya se emplea en Cochabamba y Sacaba para establecer una red de monitoreo en la Región Metropolitana. Según el proyecto presentado hace dos años, se requería una inversión de Bs 500.000 para la compra de cámaras de vigilancia de última generación.

 

"Vamos a pedir al alcalde comprar cámaras de manera excepcional y por invitación directa.

Juan Carlos Iraola

Comité Cívico Quillacollo.

"Lo que necesitamos es renovar todo el equipamiento de la sala de monitoreo del 110".

Walter Alvis

Policía Valle Bajo

En Portada