Pasar al contenido principal
Unidos por el amor, separados por la religión
Karen Rodriguez

Unidos por el amor, separados por la religión

Daniela y Fabián se conocieron hace cuatro años. Ella es católica y él, evangélico. Dentro de pocos días celebrarán su matrimonio, pero el camino no fue fácil por la diferencia religiosa.

Daniela cuenta que, si bien sabía que la relación sería algo complicada, no pensó que implicaría un cambio transcendental en su vida pues tuvo que convertirse en evangelista para poder casarse.

Fabián, por su parte, menciona que otro obstáculo fue la aceptación de las familias ya que en ambos casos los padres estuvieron en desacuerdo, pero con el tiempo tuvieron que aceptar la relación.  

“Hemos tenido muchos problemas por nuestra religión, hay cosas que yo no lograba entender de él y su familia y viceversa. En varias oportunidades hemos terminado la relación, pero siempre volvíamos”, confiesa la novia.

Escribir una “historia de amor” perfecta no siempre es fácil, y cuando los novios son de diferentes religiones, parece una misión casi imposible. Para la Iglesia Evangélica, esta unión se denomina yugo desigual, mientras que para la Iglesia Católica es matrimonio mixto.

El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia, Munir Chiquie Nasif, explicó la complejidad de la situación a partir del pasaje bíblico de Corintios: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.

En palabras de Chiquie, un matrimonio entre dos desiguales generalmente termina mal. Sin embargo, existen parejas que de alguna forma logran sobrellevar el día a día.

“Aconsejamos a las parejas coincidir en la misma fe para tener estabilidad y unidad en la crianza de los hijos, pero la decisión es de cada persona”, menciona.

Otro de los retos de la pareja es conseguir un pastor que esté de acuerdo en celebrar la unión, ya que muchos se niegan, apegados a sus preceptos.

Para el vicario Pastoral de la Iglesia Católica, Miguel Manzanera, lograr un matrimonio entre religiones mixtas es un reto que no siempre prospera. “La pareja se casa por la emoción del momento, pero en el diario vivir encuentra las diferencias”, sostiene. En este caso, debe pedirse licencia ante el obispo, con el compromiso de seguir profesando la fe católica. Asimismo, la pareja de la otra religión deberá hacer los sacramentos del bautizo y la confirmación. 

“Vemos más casos de disolución de matrimonios porque es una situación difícil. Por más acuerdo que exista, la realidad es otra”, asegura Manzanera. 

 

1 Dato

La religión Católica no reconoce el matrimonio  con una persona no creyente.

 

Unidos por el amor, separados por la religión

El yugo desigual

El yugo desigual tiene este denominativo por la  barra de madera que une dos bueyes y a la carga que tiran. Un equipo "en yugo desigual" tiene un buey más fuerte y uno más débil. El buey más débil camina más lento que el más alto o más fuerte, haciendo que la carga ande en círculos. Cuando los bueyes están en yugo desigual, no pueden realizar la tarea indicada.

 

1 Apunte

La religión Anglicana es la que más coincide en sus preceptos con la Católica.

En Portada