Pasar al contenido principal
EFE

Florida rompe un récord de casos de Covid-19

Washington |

Florida anunció este domingo que en las últimas 24 horas más de 15.300 personas han contraído el coronavirus, lo que supone un récord no solo para ese estado sino para todo EEUU, que nunca antes había registrado tal aumento de casos desde que comenzó la pandemia.

Florida se convirtió en el nuevo epicentro del virus en el país al registrar este domingo un incremento que dejó atrás el récord que registró California la semana pasada con 11.694 nuevos casos diarios y la cifra de 11.571 que reportó el 15 de abril Nueva York, cuando ese estado era el más golpeado por el virus.

El rápido aumento de casos ha puesto contra las cuerdas a los hospitales de Florida, que tienen ocupadas un 76,4 por ciento de las camas para ingresos generales y un 81,2 por ciento de las camas de cuidados intensivos (UCI), indicó este domingo la Agencia para la Administración de la Atención Médica (AHCA).

La situación es peor en el condado de Miami-Dade, el más poblado del estado y donde están siendo usadas el 94,8 por ciento de las camas para cuidados intensivos.

Este domingo, el alcalde de Miami-Dade, el republicano Carlos Giménez, avisó que los hospitales del condado pronto podrían quedarse sin camas y sin ventiladores para los pacientes más graves.

"Ha habido definitivamente un aumento de la cantidad de personas que han ido al hospital, de ingresos en las unidades de cuidados intensivos y de los pacientes con ventiladores. Todavía tenemos capacidad, pero sí que estoy preocupado", manifestó Giménez en una entrevista con la cadena CNN.

El regidor indicó que ya algunas habitaciones de hospitales han sido convertidas en unidades de cuidados intensivos y afirmó que ese trabajo continuará.

Crecen los contagios

Los casos no han crecido solo en Florida y, de hecho, 37 de los 50 estados de EEUU han visto aumentos durante la última semana, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

De esa forma, la cifra de nuevos contagios superó el sábado por tercer día consecutivo la barrera de los 60.000 casos, arrastrada por los brotes en el sur y el oeste del país, donde los hospitales de algunos estados están a punto de colapsar.

En concreto, además de Florida, diez estados están al límite de su capacidad hospitalaria: Arizona tiene ocupadas el 79,1 por ciento (%) de las camas, lo que supone el peor dato, seguido de Nevada (77,4 %), Alabama (75,1 %), Carolina del Sur (75 %), Kentucky (74,7 %), Massachusetts (74,6 %), Virginia Occidental (74 %), Georgia (71,4 %), Delaware (71,1 %) y Texas (70,1 %), según los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Ante el repunte de casos, el presidente de EEUU, Donald Trump, se ha resistido a trazar una estrategia a nivel federal y su Gobierno este domingo volvió a pedir a las escuelas que reabran sus puertas en agosto para el comienzo del nuevo curso.

Escuelas

Este domingo, la secretaria de Educación, Betsy DeVos, se paseó por las principales cadenas de televisión para presionar por la reapertura de centros educativos.

"Creo que el objetivo debe ser que los niños vuelvan a la escuela, en persona, en el aula, porque sabemos que para la mayoría de los niños, ese es el mejor ambiente", afirmó DeVos en CNN.

La responsable de Educación no detalló qué medidas de precaución deben tomar las escuelas si deciden dar clases presenciales y tampoco respondió a preguntas sobre si el Ejecutivo dará ayudas económicas a los colegios que necesiten adaptar sus infraestructuras.

En respuesta, Nancy Pelosi, la demócrata de mayor rango en Washington, acusó a DeVos de "ignorar la ciencia" y de estar "incumpliendo su deber" de proteger a los menores.

"Esto -dijo Pelosi- es espantoso. El presidente y su Administración están jugando con la salud de nuestros niños. Todos queremos que nuestros hijos regresen a la escuela, los maestros, los padres y los niños, pero queremos que regresen de manera segura".

El factor electoral

Para algunos analistas, con su empuje para que haya clases presenciales, el mandatario está intentado captar el voto de las mujeres de clase media y baja que quieren que sus hijos vuelvan a la escuela para poder regresar a sus puestos de trabajo.

Trump opta a la reelección en las elecciones de noviembre próximo, pero en las últimas encuestas ha aparecido por detrás del exvicepresidente Joe Biden, virtual aspirante demócrata.

El mandatario tiene previsto aceptar la nominación de su partido en Jacksonville (Florida), en un estadio con capacidad para 15.000 personas. De momento, ese evento sigue en pie pese al aumento de casos en ese estado.

Según la Universidad Johns Hopkins, EEUU sigue siendo el país del mundo con más casos (3,28 millones), mientras que 135.000 personas han fallecido por el virus.

En Portada