Pasar al contenido principal
Geraldine Corrales Arandia

Respiradores: empresas iniciaron con capitales de $us 3.270 y 38.160

Las empresas españolas que están en medio de la polémica por la venta de los respiradores con presunto sobreprecio a Bolivia, se conformaron con capitales de 3.000 y 35.000 euros, respectivamente, es decir, 3.271 y 38.160 dólares, respectivamente. Asimismo, ambas firmas tienen menos de 10 años en el mercado.

La discusión por la compra de los equipos Respira en 27.683 dólares la unidad —cuando el costo en fábrica no pasa de 11.500 dólares— sigue causando revuelo en el país, existen procesos e investigaciones en curso y se develó que la intermediaria pretendía ganar casi 870 mil dólares por la transacción, de un total de 4,7 millones por 170 respiradores.

Ambas empresas españolas figuran en el registro empresarial de ese país, con marcadas diferencias por los ámbitos a los que se dedican.

Steros GPA Innovative es una empresa que tiene sede en Barcelona, fue constituida el 24 de abril de 2013. Es considerada una empresa pequeña y registró resultados positivos en el tema financiero en el último año.

GPA Innova desarrolla, fabrica y comercializa equipos de electropulido de metales, dispositivo médico y drones acuáticos.

Esta empresa es una sociedad limitada que tiene un capital social de 35.500 euros, figura entre las 80.000 primeras empresas de España y entre las 14.000 de Barcelona.

De acuerdo al ranking elaborado por el Financial Times, la empresa ocupa el puesto 76 entre las 1.000 de crecimiento más rápido en Europa.

Además está en el puesto 37 de empresas que se dedican al rubro del metal.

En los últimos años, logró tener un crecimiento gradual, lo que le permite contar con más de 80 trabajadores.

Pau Sarsanedas es el administrador único de la empresa, mientras que cinco personas figuran como apoderados solidarios mancomunados.

La empresa comenzó con el proyecto de los equipos Respira hace más de un mes, elaborando el proyecto en conjunto con la empresa Siemens, según detalló Sarsanedas.

En su página de Twitter, se informa de la entrega de 100 equipos Respira al hospital Germans Trias en Cataluña y luego de un mes, ocurre la venta de 170 equipos a Bolivia, que es la primera al exterior.

La intermediaria que se encargó del contacto con la empresa fue IME Consultores de Estrategia Empresarial.

El objeto social de la empresa es la prestación de servicios de consultoría empresarial en el ámbito nacional e internacional, desde su constitución el 3 de diciembre de 2015, con un capital social de 3.000 euros.

El propietario de la empresa, Ignacio Mazarrasa Escoriaza, figura como único administrador.

En este no existen socios ni colaboradores, pero Mazarrasa conformó al menos 11 empresas a su nombre, varias de ellas están extintas y solo tres están en estado activo.

La dirección que muestra en Bilbao también sirve de sede para Servicios de Comida Rápida Castilla SL.

 

GPA INNOVA ACLARA LA VENTA DE EQUIPOS

“Desde GPA Innova queremos aclarar la venta de 170 Respira a Bolivia, queríamos dejar en claro que la venta se ha realizado a un distribuidor a nuestro precio estándar de 6.000 euros más de 600 euros de accesorios”, aseveró el gerente de la empresa, Pau Sarsanedas. Mediante un video publicado en Twitter reveló los precios a los que vendió los equipos que mandaron a Bolivia el pasado 13 de mayo. Sarsanedas también había señalado que no sabía la cantidad de intermediarios.

 

IME ASEGURA QUE ES UN “MONTAJE POLÍTICO”

REDACCIÓN CENTRAL

El propietario de IME Consultores de Estrategia Empresarial, Ignacio Manuel Mazarrasa Escoriaza, afirmó al diario El Correo de España que el caso del sobreprecio de los equipos Respira es un “montaje político”.

Según el titular de la empresa, la polémica se dio por la “fuerte presión que la oposición está sometiendo al gobierno interino, a falta de apenas tres meses para que se celebren las elecciones en Bolivia”, cita el diario español.

Según detalló, la empresa iba a recibir un 20 por ciento de la transacción total por la venta, es decir alrededor de 800.000 dólares.

Mazarraza afirmó que, en caso de que no se pague el saldo, no enviará los equipos complementarios de los respiradores.

Dijo que presentará una demanda por “daños y perjuicios” si en el plazo de 48 horas no se le desembolsa el saldo del contrato, pues el Gobierno paralizó el pago del 50 por ciento de los 4,7 millones restantes, debido a las presuntas irregularidades.

Mazarrasa apuntó también a que todo se debió a la prisa con la que se pidieron los equipos.

Mazarrasa defendió el costo de los respiradores en 26.000 dólares cada una en la fábrica.

En Portada