Pasar al contenido principal

Argentina cae en default y acelera renegociar su deuda

Argentina cayó en un nuevo default ayer, el segundo en este siglo, cuando incumplió el pago de 500 millones de dólares en intereses de bonos de una deuda que busca renegociar antes del 2 de junio.

“No pagamos (los intereses), pero las negociaciones siguen”, dijo una fuente oficial al referirse al impago sobre bonos globales, denominados 2021, 2026 y 2046, cuyo periodo de gracia venció este viernes.

Es la novena ocasión en que Argentina, entre los primeros exportadores de alimentos del mundo, queda en cesación de pagos en su historia. La última vez fue en 2001, con un impago por más de 100.000 millones de dólares que desencadenó la peor crisis social y económica del país.

Sin embargo, en este caso el Gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández aspira a llegar a un acuerdo con los tenedores de bonos, sin que se desencadene la artillería del default.

A última hora del jueves, el Gobierno argentino informó de una prórroga hasta el 2 de junio del plazo para que los acreedores adhieran a su propuesta de canje de bonos por unos 66.000 millones de dólares de deuda emitida bajo jurisdicción extranjera, plazo que inicialmente vencía este 22 de mayo.

El Gobierno insiste en que las negociaciones van bien, pero los fondos de inversión piden una diálogo “directo e inmediato” con el Gobierno argentino.

“Durante el último mes, Argentina no ha tenido prácticamente ninguna comunicación sustancial con sus acreedores”, indicó un comunicado del grupo Ad Hoc (integrado por varios fondos de inversión, entre ellos BlackRock o Fidelity), el principal grupo de acreedores de Argentina.

Para la agencia crediticia Moody’s el panorama no es bueno: “El día de hoy, después de haber concluido un período de gracia de 30 días, el Gobierno de Argentina incumplió un pago de intereses. (...) Moody’s anticipa que el panorama para la reestructuración de la deuda de Argentina muy probablemente se tornará más complicado”, escribió Gabriel Torres, alto responsable de la calificadora de riesgo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, había ofrecido a los tenedores de bonos un canje por nuevos títulos con un período de gracia de tres años sin pagos, una quita del 5,4 por ciento del capital y del 62 por ciento de intereses. Pero su oferta fue rechazada.

En Portada