Pasar al contenido principal
AFP

Aspirantes demócratas a la Casa Blanca retoman campaña

Las Vegas |

Los aspirantes demócratas a la Casa Blanca retomaron sus campañas ayer tras un feroz debate televisado en el que el multimillonario Michael Bloomberg, un recién llegado tras su ascenso en los sondeos, recibió una bienvenida muy hostil de sus rivales.

Tras los golpes y contragolpes de anteanoche en el debate de Las Vegas, el más combativo en lo que va de la campaña, la contienda para definir quién le disputará la reelección al presidente Donald Trump en noviembre prosigue en Nevada, donde el sábado se celebrará la tercera interna partidaria.

"El verdadero ganador en el debate de anteanoche fue Trump. Porque me preocupa que podamos estar en camino de nominar a alguien que no pueda ganar en noviembre", dijo ayer Bloomberg en Salt Lake City.

"Y si elegimos a un candidato que apele a una base pequeña, como el senador Sanders, será un error fatal", agregó el exalcalde de Nueva York.

Bernie Sanders, que se define como "socialista democrático", ganó la primaria de New Hampshire, quedó segundo por estrecho margen en Iowa, y lidera por lejos la intención de voto entre los demócratas, con 32 por ciento de apoyo según una encuesta del Washington Post-ABC News publicada el miércoles. 

Ocho precandidatos compiten en la maratón estado por estado hacia la investidura en julio, durante la convención nacional demócrata.

Pero Bloomberg, que se lanzó hace apenas 10 semanas y optó por medirse en las urnas recién en el "Súper Martes" del 3 de marzo, cuando votan 14 estados y se decide un tercio de la mayoría de delegados (1.991), sacudió la interna partidaria. Y tras una inversión publicitaria de más de 400 millones de dólares aparece tercero en los sondeos a nivel nacional.

Blanco de todos los dardos, Bloomberg también era protagonista ayer de burlones tuits de Trump, un magnate neoyorquino y septuagenario como él.

"¡El peor debate en la historia!", escribió el presidente, al criticar el desempeño de "Mini", como apodó a Bloomberg por su estatura.

"Implosión" de Bloomberg

A Bloomberg, cuya fortuna de casi 60.000 millones de dólares es la novena del mundo en 2019 según Forbes, le pegaron todos.

Desde Sanders hasta Joe Biden, el exvicepresidente de Barack Obama que está segundo en los sondeos a nivel nacional, pasando por la senadora progresista de Massachusetts Elizabeth Warren, que va cuarta, y los dos centristas que le siguen: el exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg y la senadora de Minnesota Amy Klobuchar.

Sanders cuestionó su vasta fortuna en momentos de "grotesca" desigualdad en el país y, como Biden, lo criticó por un programa de vigilancia policial durante su gestión en Nueva York por el que fue acusado de discriminar a los negros y a los latinos.

Warren lo comparó con Trump y recordó que alguna vez se refirió a las mujeres como "gordas" y "lesbianas con cara de caballo". "Los demócratas corren un gran riesgo si solo sustituimos a un arrogante multimillonario por otro", advirtió.

Buttigieg señaló que Bloomberg estaba tratando de "comprar" el Partido Demócrata, en tanto Klobuchar se preguntó si después de Trump era necesario tener a alguien más rico en la Casa Blanca.

Por su lado, Bloomberg apuntó contra Sanders en particular, alertando sobre los riesgos de cambiar "capitalismo" por "comunismo", algo que "simplemente no funcionó".

Pero la actitud a la defensiva del magnate, sobre todo ante las arremetidas de Warren, lo dejó en desventaja, según analistas.

Warren, que necesita impulsar su campaña, sin duda se consolidó como una guerrera, en tanto Biden siguió sin reavivar la suya a pesar de algunos tímidos intentos, dijeron.

Para David Axelrod, estratega jefe de las dos campañas presidenciales de Obama, la "implosión" de Bloomberg es una buena noticia para Sanders, aunque el sólido desempeño de Warren confirma que se mantiene en liza.

El caldeado debate de Las Vegas dejó también en evidencia una pelea por el centro entre Buttigieg, que se alzó con la victoria en Iowa y es el más joven de los postulantes con 38 años, y Klobuchar, quien tuvo una excelente votación en New Hampshire tras destacarse en el debate anterior.

“¿Está tratando de decir que soy tonta? ¿Se está burlando de mí, Pete?", le dijo la senadora al exalcalde cuando éste destacó el hecho de que ella no supiera decir cómo se llama el presidente de México durante una entrevista con la cadena Telemundo el viernes pasado. 

"Dije que cometí un error. A veces la gente olvida los nombres", continuó Klobuchar, visiblemente molesta.

En Portada