Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Calma en frontera colombo-venezolana en ejercicios militares

La frontera de Colombia con Venezuela, una línea que se extiende por 2.219 kilómetros desde la selva amazónica hasta el mar Caribe, permanecía en calma ayer, día del inicio de las maniobras militares con despliegue de misiles incluido, según anunció el presidente Nicolás Maduro.

En Cúcuta, principal punto fronterizo, las actividades se desarrollan con normalidad y la gente parece ajena al despliegue militar venezolano que, según algunas informaciones, tiene su punto fuerte en la localidad de La Fría, en el vecino estado Táchira, a unos 50 kilómetros en línea recta de esta ciudad colombiana, capital del departamento de Norte de Santander.

El consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales de Colombia, Francisco Barbosa, afirmó que el país está en “alerta máxima” ante los ejercicios militares, mientras que la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, dijo ayer que “no se puede caer en provocaciones” como las de las maniobras de Maduro.

A pesar de la cautela, en los principales pasos fronterizos de Cúcuta con las ciudades venezolanas de Ureña y San Antonio del Táchira impera la normalidad, salvo por unos cuantos soldados con fusiles y en uniforme de combate que circulaban por el lado colombiano del puente Francisco de Paula Santander.

Los cucuteños siguen pendientes de las noticias sobre las advertencias bélicas de Maduro pero sin inquietarse demasiado y confiados en que las maniobras militares no pasarán de un ensayo de su máquina de guerra.

El mandatario reforzó su retórica armamentista después de que el Gobierno colombiano denunciara que Maduro le brinda protección en su territorio a grupos armados ilegales como la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidentes de las FARC.

La zona de la ciudad más cercana a la frontera se encuentra atestada de venezolanos comprando productos de primera necesidad, otros que se dedican a la venta callejera informal y unos tantos reclamando las remesas que envían sus familiares desde el extranjero.

En Portada