Pasar al contenido principal
ANF

Migración señala que en segundo grupo de bolivianos, hay gente pagada por el MAS que buscan romper la cuarentena en el país

Al menos 300 bolivianos aguardan en la frontera con Chile para ingresar al país. El director de Migración, Marcel Rivas, denunció hoy que militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) pagaron a algunas personas de este segundo grupo para romper la cuarentena.

El grupo de personas refieren que no recibieron ninguna ayuda y que los militares no les dejan pasar la frontera porque aguardan una instrucción oficial del Gobierno. Los connacionales alegan que por motivos laborales se fueron a Chile; ahora con sus propios medios llegaron hasta la zona fronteriza y no tienen respuesta de las autoridades.

Sin embargo, el director de Migración apuntó que en este grupo de personas "hay gente pagada" por el MAS que pretenden ingresar al país a desestabilizar la cuarentena e incluso provocaron hechos de violencia en el puesto de control fronterizo. 

"Hay muchos bolivianos que están siendo engañados, impulsados por varias personas que son parte de cuadros políticos del MAS, que inclusive tienen residencia en Chile, son ciudadanos que tienen residencia en Chile, tienen su casa, su familia, tiene su hogar en Chile", señaló Rivas a Red Uno.

Denunció que tienen identificadas a cinco personas que sospechosamente reunieron a un grupo y llegaron sin equipaje hasta el punto fronterizo; "han recibido dinero para hacer todo este trabajo", apuntó la autoridad.

Para Rivas, políticos del MAS pretenden romper la cuarentena a costa de la salud de la población.

Anunció que están preparando un segundo campamento en Pisiga (Oruro) con capacidad de albergar a unas 400 personas, para que cumplan la cuarentena preventiva contra el coronavirus (COVID-19).
 

En Portada