Pasar al contenido principal
GENTE/Redacción Central

Pagaron hasta Bs 14 mil para ampliar casetas

Comerciantes del Mer­cado Los Andes de Cochabamba de­nunciaron que pagaron has­ta 14 mil bolivianos por la ampliación vertical de sus casetas que actualmente se encuentra paralizada, infor­mó ayer su abogado Ludwing Ledezma.

Responsabilizó al exdirec­tor de la Intendencia Mu­nicipal, Antonio Ferrufino, y al secretario de Planifica­ción, Rafael Sainz, de auto­rizar las construcciones en varias casetas.

Los delitos por los que se acusará a los exfuncionarios son resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado (CPE) e incumpli­miento de deberes.

Indicó que las resoluciones de autorización gestionadas, presumiblemente por Fe­rrufino para la ampliación de puestos, no cuentan con ninguna funda­mentación o asi­dero legal.

Denunció que el exintendente ya tenía planificada la ampliación de casetas en 2018. En octubre de ese año invitó a los comerciantes a la socialización de “mejoras de infraestruc­tura en mercados”.

En relación a Sainz, seña­ló que, en una primera ins­tancia, autorizó lo ilegal y posteriormente, cuando los hechos de corrupción se hi­cieron mediáticos, anuló la resolución. “Cuando el ar­quitecto Sainz se da cuenta que lo que hizo es ilegal, acu­de a sus técnicos y borra con el codo lo que fir­mó con la mano”, aseveró Ledezma.

El intendente municipal, Eduar­do Avilés, infor­mó que se realizó la clausura de al menos 220 casetas de comerciantes de mercados del centro de la ciudad de Cochabamba, que fueron ampliadas con construccio­nes verticales ilegales.

Según Avilés, el proceso continuará pese a que algu­nos vendedores impiden el ingreso a sus puestos de ven­ta, en especial en el Mercado La Pampa.

Dijo que el personal de la Intendencia Municipal tra­ta de evitar la continuidad de las construcciones ver­ticales ilegales en varias ca­setas. “Tenemos muy pocos gendarmes, pero al hacer su ronda ven que ya se está vol­viendo a construir”, explicó.

Avilés afirmó que la cons­trucción de casetas no fue consensuada y los comer­ciantes deben readecuarse a lo que está permitido por la norma y desde la Dirección de la Intendencia se seguirá trabajando en los controles.

En Portada