Pasar al contenido principal
Policías trabajan en un gimnasio tras incendio
Walter Unzueta Pérez

Policías trabajan en un gimnasio tras incendio

Los funcionarios de la Estación Policial Integral (EPI) del sur atienden a la población en el pabellón de gimnasia de la zona hasta que se repare la infraestructura que quedó totalmente dañada tras haber sido incendiada por un grupo de vándalos, informó ayer el secretario General de la Alcaldía de Cochabamba, Mario Olguín.

El funcionario indicó que las pérdidas son cuantiosas y aún no se tiene el dato exacto de la afectación económica, lamentó que incluso después del siniestro algunas personas continuaban haciendo saqueos.

Se prevé que las reparaciones serán en marzo. “Es realmente una pérdida importante que va más allá de lo económico, ya que en el lugar funcionaban oficinas de fiscalía, juzgados, defensoría y otros servicios a los adultos mayores y las personas con discapacidad”, aseveró Olguín.

El alcalde Iván Tellería señaló que lo primero que se hizo es reubicar a los policías para que sigan brindando protección y seguridad a los vecinos.

“Los policías tienen que tener un lugar o un comando para poder atender a la zona sur, lo segundo es buscar a los responsables y ver cómo van a afrontar el tema legal”, sostuvo.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Yuri Tapia, informó que al menos cinco unidades policiales fueron atacadas, saqueadas y destruidas por cocaleros y otros grupos simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Las unidades policiales que fueron atacadas en el trópico cochabambino son de Shinahota, Chimoré, Villa Tunari e Ivirgarzama. 

En el Valle Alto también se destruyeron las unidades policiales de Tiraque y Tarata y la Estación Policial del Sur, en Cochabamba. En todas ellas se destruyó el equipo policial, se robaron armas de reglamento, se destruyó el material de escritorio, computadoras, mueble, camas, documentación y la infraestructura.

Señaló que se realiza la cuantificación de los daños, aunque en algunas unidades policiales no se puede ingresar, sobre todo, en el trópico cochabambino donde hay amenazas de muerte contra los policías.

El comandante departamental de la Policía, Jaime Zurita Trujillo, lamentó que la intolerancia afecte el trabajo de la Policía, pero, sobre todo, perjudique a la misma población.

 

SIN PLATA

Las autoridades policiales coinciden en que no tienen presupuesto para reponer los daños, Señalan que deben ser las alcaldías y la Gobernación que deben designar presupuestos para reponer los daños y el equipamiento a las unidades policiales destruidas e incendiadas. Según la Ley  los  municipios designa 10 % de su presupuesto para la seguridad ciudadana.

 

Pedimos a la población del trópico recurrir al diálogo y a la paz y no recurrir a la violencia

Jaime Zurita

Comandante de la Policía

 

Aún estamos cuantificando los daños a las infraestructuras policiales.

Yury Tapia

Director Felcc

En Portada