Pasar al contenido principal
AFP

Polémica por lo que llega al Sambódromo de Río

Río de Janeiro

Río de Janeiro verá este año un Cristo diferente al de brazos abiertos del Corcovado, indiscutible ícono local. Con rostro negro, cuerpo de mujer y sangre indígena, el redentor ideado por la escuela de samba Mangueira para el Carnaval libra una batalla cultural en la arena de la brillantina en Brasil.

“¡Este no es el Jesús de la Biblia!”, exclama Eleonor Teresa Sousa, una devota evangélica de 75 años que condena el espectáculo preparado por Mangueira, actual campeona de los desfiles del Carnaval más famoso del mundo.

Sousa, una fiel de la Iglesia Universal del Reino de Dios, que reivindica ocho millones de miembros en Brasil, se dice “totalmente ofendida” por la “blasfemia” de Mangueira, que hacia la medianoche de hoy, domingo, irrumpirá en la pista de 700 metros del Sambódromo.

En total 13 escuelas competirán durante dos noches llenas de color, lentejuelas, música, baile y, claro, samba.

Unos 40 jueces escrutarán cada detalle de los carruajes y de los movimientos de los cerca de 2.000 participantes de cada una de las escuelas, populares como equipos de fútbol.

Mangueira, identificada con sus colores verde y rosa, ganó el trofeo del año pasado, con un “enredo” (tema) que homenajeó a Marielle Franco, la concejal negra asesinada en 2018.

El de este año trae a Jesús de vuelta al mundo, en una favela de Río, encarnado en una mujer negra con raíces indígenas, pidiendo por tolerancia.

La propuesta desató controversias en Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro cuenta con el respaldo de iglesias cristianas ultraconservadoras e incluye en su gabinete a ministros y voceros identificados con esas corrientes.

“Están blasfemando”, dice Sousa, saliendo del santuario para enfrentar el sol del verano carioca.

El católico y conservador Instituto Plinio Correa de Oliveira lanzó una petición en línea condenando el espectáculo de Mangueira. Más de 100.000 personas han firmado el manifiesto “Diga no a la samba de Mangueira que profana al hijo de Dios”.

 

 

SAMBAS

Fuerte carga política

No es la primera vez que el desenfreno del Carnaval choca con valores conservadores o llega a la arena política, afirma el historiador y escritor Luiz Antonio Simas.

“Pero hay momentos cuando esto es más explícito (...) y estamos en uno de esos momentos”, agrega.

Otras escuelas traen una fuerte carga política, con sambas-enredo que tratan de asuntos indígenas y ambientales o de los derechos de negros y mujeres.

El alcalde de Río, Marcelo Crivella, un pastor evangélico, suprimió los 28 millones de reales ($us 6,4 millones) de financiamiento público anual para las principales escuelas de samba.

En Portada