Pasar al contenido principal
Agencias

Encuentran un tiburón zombie víctima de una lucha caníbal

El científico español Mario Lebrato se encontraba grabando cerca de las costas de Mozambique a un tiburón punta negra (Carcharhinus melanopterus) recién liberado cuando vio algo que le impactó. Una lucha caníbal que terminó con un escualo medio comido por las fauces de un grupo de tiburones toro (Carcharias taurus). Grabar algo así es totalmente excepcional. Pero lo es más todavía si la víctima se convierte en un tiburón zombie, capaz de seguir nadando despedazado durante 20 minutos.

Tras ese tiempo, el tiburón punta negra murió.

Los escualos de su especie llegan a medir unos 1,6 metros, como mucho 2, y pesan unos 13 kilos.

El tiburón toro es más grande, pues puede superar los 3 metros de longitud y pesar casi 160 kilogramos de media. De hecho, en el caso de este tiburón zombie, Lebrato calculó que sus oponentes podrían pesar unos 300-400 kilogramos.

 

En Portada