Pasar al contenido principal
Infobae

Solo por dos noches se podrá alquilar la casa de Winnie the Pooh

Winnie the Pooh celebra su 95 aniversario con una nueva experiencia de la mano de Airbnb. Solo por dos noches, el fin de semana del 24 y 25 de septiembre, se podrá alquilar la casa del árbol del famoso cuento. Dos familias serán las afortunadas de vivir esta experiencia, la cual costará 95 libras (131 dólares), en honor al aniversario del cuento.

En conjunto con Disney, la página de alquileres conocida mundialmente publicita la cabaña, para cuatro personas, que se ubica en el bosque de Ashdown en Nutley, Inglaterra, el cual fue la inspiración para la creación del Bosque de los Cien Acres.

 “Le di vida a la casa de Pooh inspirándose en las decoraciones originales de E.H. Shepard”, escribió el anfitrión Kim Raymond, un artista de Walt Disney durante 30 años, en su publicación de Airbnb.

“He estado trabajando con un equipo de expertos para dar vida a la ‘Casa del Árbol’ de Winnie-the-Pooh, como se muestra en los cuentos clásicos de A.A. Milne... como parte de las celebraciones del 95 aniversario de Disney del adorable personaje infantil”, escribió Raymond.


La residencia cuenta con el letrero “Sr. Sanders“, inscrito sobre la entrada, estantes llenos de ollas, potes de ”hunny“ (miel) y papel pintado a medida que diseñó especialmente para esta experiencia.

Durante la estadía, los huéspedes realizarán una visita guiada a través del bosque de los Cien Acres original, jugarán a Poohsticks (Poohsticks es un juego en el que los jugadores dejan caer palos de un puente río arriba en un cuerpo de agua corriente y ven quién emerge primero de debajo del puente) en el icónico Puente de Poohsticks y disfrutarán de comidas de inspiración local.

La casa se podrá reservar para los huéspedes que actualmente residen en el Reino Unido y que aman a Winnie the Pooh.

HISTORIA
A. A. Milne nombró a su personaje Winnie-the-Pooh por un oso de peluche que pertenecía a su hijo, Christopher Robin Milne, quien a su vez nombró al juguete como una osa negra canadiense que conoció en el Zoo de Londres llamada Winnie.

El oso de peluche de Christopher Robin hizo su debut en el poema «Teddy Bear», de A. A. Milne, en la edición del 13 de febrero de 1924 de la revista Punch. Posteriormente fue incluido en el libro When We Were Very Young de Milne, el 6 de noviembre de 1924.

Winnie-the-Pooh apareció por primera vez el 24 de diciembre de 1925 en una historia de Navidad, que fue publicada por el periódico londinense The Evening News e ilustrada por J. H. Dowd.

Milne escribió dos libros de aventuras del osito y sus amigos: Winnie-the-Pooh (1926) y The House at Pooh Corner (1928) inspirándose en su propio hijo y sus peluches, convertidos actualmente en piezas de museo.

Por lo que respecta a las ilustraciones de los libros de Winnie-the-Pooh, corrieron a cargo de E. H. Shepard, que también ilustró otro clásico de la literatura británica: El viento en los sauces de Kenneth Grahame. El artista se inspiró en “Growler”, el oso de peluche de su propio hijo y no en el Pooh real.

A. A. Milne donaría posteriormente los manuscritos de los libros a la biblioteca del Trinity College donde él, y más tarde su hijo Christopher Robin, se habían graduado.

Tanto Winnie-the-Pooh, como Piglet, Tigger (que sólo aparece en el segundo libro), Ígor (Eeyore), Cangu (Kanga) y Rito (Roo) eran juguetes reales de Christopher Robin Milne mientras que Conejo y Búho fueron inventados por su padre inspirándose en los animales del bosque donde vivían. Topo, el constructor compulsivo, fue añadido por Disney.

LEGADO
Winnie Pooh ha inspirado múltiples textos que explican ideas filosóficas complejas. Benjamin Hoff usó los personajes de Milne en The Tao of Pooh y The Te of Piglet para explicar el taoísmo. Similarmente, Frederick Crews escribió ensayos sobre los libros de Pooh en jerga académica abstrusa en The Pooh Perplex y Postmodern Pooh para satirizar una variedad de corrientes filosóficas. Por otro lado, John T. Williams usó al personaje como un recurso para ilustrar el trabajo de filósofos occidentales como Descartes, Kant, Platón y Nietzsche en su libro Pooh and the Philosophers.

Considerado como uno de los mejores personajes de la literatura infantil británica, en 2011 Winnie the Pooh fue incluido por votación en la lista de íconos de Inglaterra.

El juego Poohsticks, que es mencionado en el libro The House at Pooh Corner y en las películas, se ha convertido en un deporte real y cada año se realiza un campeonato mundial en Oxfordshire; este consiste en arrojar palos en un arroyo desde un puente y esperar a ver cuál cruza la meta primero. Además, el Ashdown Forest, un bosque ubicado en Inglaterra, es el lugar donde se desarrollan las historias de Pooh, por lo que se ha convertido en una atracción turística popular; incluye un puente de madera llamado «Pooh Bridge», construido en 1907, donde Pooh y Piglet inventaron Poohsticks. Restaurado en los años setenta, fue rebautizado con el nombre por el que fue inmortalizado en los libros de Winnie-the-Pooh, “Puente de los Poohsticks”, y reinaugurado en mayo de 1979 por el propio C. R. Milne, a pesar de su aversión a las multitudes.

En Portada