Pasar al contenido principal
Agencias

Así fue la vida del ‘Tarzán de la vida real’: murió 8 años después de tomar contacto con la civilización

Su historia dio la vuelta al mundo no solo por haber sobrevivido en medio de una jungla y aislado de la civilización a lo largo de décadas, sino por ser un testimonio se las consecuencias de la guerra de Vietnam, que aún siguen pesando. Ho Van Lang había sobrevivido junto a su padre a los bombardeos estadounidenses de aquellos años y se había escondido en una pequeña choza donde vivió durante 40 años de lo que lograba recolectar y cazar, al mejor estilo “Tarzán”.

Luego de haber sido “rescatado” y adaptado a la vida social hace ocho años, el lunes pasado murió como consecuencia de un cáncer de hígado. La noticia, de hecho, impactó debido a que si bien aislado en medio de la jungla no sabía de qué se trataba compartir la vida con otras personas, buscó formas de sobrevivir a las adversidades.

Su padre había logrado escapar de los ataques en medio de la guerra y se fue del desierto en 1972, cuando la mitad de su familia murió en los bombardeos. A lo largo de los años, ambos creyeron que la guerra nunca había terminado y recién en 2013 establecieron contacto con la sociedad vietnamita al ingresar a una aldea para pedir ayuda debido a que el padre, Lan Ho Van Thanh, se encontraba muy enfermo.

A lo largo de cuatro décadas, los hombres sobrevivieron a las peripecias de la jungla. Recolectaron frutas y mandioca y plantaron maíz. En medio del bosque, se abrigaron con lo que podían y se cubrían con hojas y cortezas de árbol como “taparrabos”. Una choza de madera era su vivienda, a tan solo cinco metros del suelo. Esa vida en medio de la naturaleza perduró hasta hace ocho años, cuando unos recolectores advirtieron su forma “extraña” de actuar y dieron aviso a las autoridades.

Luego de hallarlos, los organizadores de rescate detectaron que el padre podía hablar en la lengua Cor, aunque su hijo solo podía pronunciar algunas palabras. De acuerdo al testimonio de un amigo de este hombre, un explorador llamado Álvaro Cerezo (quien convivió en la jungla por una semana con Ho Van Lang), el hecho de haber intentado “civilizarlo” luego de tantos años de vivir en la jungla, pudo haber sido un punto en contra para él, con consecuencias fatales.

“Estoy muy triste de verlo irse, pero para mí su fallecimiento también es una liberación porque sé que estuvo sufriendo en los últimos meses”, afirmó Cerezo y dijo que nunca le gustó ver cómo se buscaba adaptar al hombre a la civilización y a la vida moderna: “Había pasado toda su vida viviendo en la jungla y luego llegó a vivir en el mundo civilizado donde comenzó a comer alimentos procesados y, a veces, incluso a beber alcohol”.

En Portada