Pasar al contenido principal
La primera policía trans  se gradúa en México
AGENCIAS

La primera policía trans se gradúa en México

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de San Luis Potosí, México, cuenta con su primera agente de policía transgénero, quien el pasado 28 de febrero concluyó el Curso Básico de Formación Inicial para Policía Preventivo junto con otros 24 cadetes.

De acuerdo con el portal de noticias El Candidato, Ariana Marín se integrará a la corporación policial con solo 19 años de edad luego de cumplir con todos los requisitos y el proceso de selección.

En entrevista con el portal, Marín se dijo muy contenta y satisfecha por conseguir esta meta, y señaló que no tuvo ningún impedimento para ingresar o graduarse de la academia de policía.

“Primeramente desde que entré a la academia, les mostré mi INE y les dije que psicológicamente, físicamente y legalmente soy mujer, entonces no hay duda de cómo deben de tratarme”, dijo Ariana Marín. Asimismo, señaló que durante los cursos “fui una compañera y amiga más para todos mis compañeros. Jamás nadie me faltó al respeto”.

Ariana Marín cumplió con todos los requisitos para convertirse en la primera policía trans de SLP.

Ariana Marín agregó que tuvo que someterse a pruebas de físicas, psicológicas, académicas y médicas como parte de su entrenamiento para convertirse en oficial de policía, pero en ningún momento se desanimó y continuó con el proceso.

También reconoció que el oficio de policía es peligroso, pero apuntó: “es un riesgo que quise tomar para ser parte de la seguridad de los potosinos ante la violencia de hoy en día, porque el verdadero cambio somos nosotros”.

Además, reflexionó sobre el papel protagónico que han asumido las mujeres en la vida de México. “Hoy destacamos teniendo ese espíritu de guerreras que nos caracteriza a las mexicanas de salir a la calle y luchar por forjarnos un futuro, sacar adelante a nuestras familias y a nuestro hermoso país”.

Finalmente, relató que todas las personas tienen derecho a un trabajo digno y a desarrollar su vida profesional según sea su voluntad “sin importar nuestra identidad, raza, religión o preferencias sexuales”.

En Portada