Pasar al contenido principal
AFP

Pepe Mujica dijo que espera la muerte con alegría: “Por favor doña, siga otra vuelta”

Su estilo campechano, su humildad y honestidad lo hicieron conocido en el mundo entero. Ahora, a los 86 años y ya retirado de la vida pública, el expresidente uruguayo José “Pepe” Mujica afirmó que solo le queda esperar la muerte “con la mayor alegría”, aunque confesó que cuando toque a su puerta le pedirá “otra vuelta”.

“Ahora queda esperar la carroza con la mayor alegría que se pueda. Hice lo que pude. El balance es que la vida es hermosa a pesar de todas las caídas y cuando llega la vieja esa inevitable le quisiera decir: “Por favor, doña, siga otra vuelta”, aseguró.

Mujeres indígenas peruanas pidieron a la justicia que reconozca a un afluente del Amazonas como un ser vivo sujeto a derechos

La demanda fue presentada por la etnia kukama, que considera sagrado al río Marañón. Organizaciones internacionales respaldan el reclamo. No es el primer caso en el mundo.

Mujica, con una gorra de visera y una campera como abrigo, habló este jueves con periodistas en su chacra de las afueras de Montevideo, donde vive con su esposa Lucía Topolansky, tras recibir al exlíder sindical Fernando Pereira, uno de los aspirantes a presidir el Frente Amplio, la coalición de izquierda que lo llevó a la presidencia entre 2010 y 2015.

Fue una de las pocas oportunidades en que el exmandatario habló con la prensa en los últimos tiempos desde que dejó su escaño en el Senado por sus problemas de salud y la situación epidemiológica causada por la pandemia de coronavirus. Mujica padece una enfermedad autoinmune.

LEJOS DE LA POLÍTICA: “ESTOY FELIZ”
Tras unos minutos en los que respondió preguntas sobre asuntos de coyuntura local, Mujica dijo que no extraña la vida de parlamentario tras su histórica renuncia al Senado.

”¿Qué voy a extrañar, hermano? Veinte años sintiendo el mismo discurso que me cambian la fecha... Estoy feliz”, contestó el expresidente cuando se lo consultó si echaba de menos estar en primera línea de la política del país.

Mujica ha estado aquejado por problemas de salud en los últimos meses. En abril pasado, estuvo hospitalizado durante dos días tras ser sometido a una endoscopia, en la que se le detectó una úlcera de esófago. Entonces aún no había recibido la vacuna contra el covid-19 a causa de su enfermedad autoinmune.

Poco después, con el aval de su doctora personal, Raquel Pannone, recibió las dos dosis de la vacuna estadounidense Pfizer.

Mujica, en su diálogo con la prensa, tuvo tiempo de dejarle un mensaje para la juventud. “Esto es un consejo para los muchachos: triunfar en la vida no es llegar, triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae”, indicó.

SU VISIÓN
Mujica recibió este jueves al dirigente sindical Fernando Pereira, uno de los tres candidatos a presidir el Frente Amplio.

Ambos coincidieron en que la coalición de izquierda, hoy en la oposición, necesita “abrir puertas” a jóvenes y al mundo de la cultura y la ciencia.

”Nosotros queremos que sea más Frente y más Amplio y eso implica tener otras miradas que no están dentro de la estructura. Por ejemplo, prestar atención a los feminismos, a las juventudes, a los hombres y mujeres de la cultura, a la gente de la ciencia y la academia. Colocar oídos en estos lugares va a construir el Frente Amplio que se precisa”, comentó Pereira tras el encuentro

Lo afirmó el CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa, Kirill Dmitriev. Los datos sobre el comportamiento del primer componente del desarrollo del Instituto Gamaleya serán presentados la próxima semana en un estudio.

Por su parte, Mujica coincidió en la necesidad “de renovar” mentalidades y dijo que Pereira es “un buen negociador”.

Para las elecciones presidenciales de 2024, Mujica ofreció su apoyo a Yamandú Orsi, intendente (gobernador regional) de Canelones, en el sur del país.

“El mejor dirigente no es el que hace más, sino el que deja una barra que lo suplante con ventaja. Puse 1200 semillas, tendré 40 robles nacidos pero estas nacieron abajo del roble solas, ahora hay que buscar que pase un poco de luz para que los arbolitos se críen, que les dé vida a los chiquitos, deje pasar la luz. Porque después, en lugar de uno, queda un bosque”, concluyó.

En Portada