Pasar al contenido principal
Redacción Central

Transporte perdió al menos $us 1 millón en Perú

Los transportistas bolivianos que estuvieron 22 días retenidos en carreteras de Perú, por bloqueos instalados en ese país, sufrieron al menos un millón de dólares en pérdidas, según se desprende de datos ofrecidos por la Cámara Boliviana de Transporte.

“Póngale que cada camión perdió entre 100 y 150 dólares por día, y son 22 días de perjuicios”, explicó el presidente de esa entidad empresarial, Alfredo Borja. Cálculos realizados por este medio con esas cifras dan entre 800 mil y 1.200.000 dólares de pérdida.

Borja, sin embargo, dijo que lis perjuicios podrían ser mayores si el Gobierno peruano aplica su política de incautar los camiones que hubieran vencido los 30 días de permiso de permanencia en ese territorio. Indicó que mientras en otros países la ampliación de estadía por una semana o dos es gratuita, en Perú cobran 100 dólares por camión. “El problema es que los bloqueos no fueron culpa nuestra”, explicó.

El Presidente de la Cámara añadió que si bien los bloqueos sólo duraron 22 días, los camines bolivianos no tendrán el tiempo suficiente para salir de Perú, considerando que deben realizar entregas a Matarani, Ilo, Arequipa e incluso Lima.

Por esta razón, representantes de la Cámara sostendrán hoy una reunión en La Paz con la Cancillería boliviana para que ésta gestione, a su vez, con su similar de Perú la omisión de estas multas.

Organizaciones peruanas mantuvieron, de forma intermitente, bloqueos en las carreteras de Perú, en protesta contra una concesión minera por parte del Gobierno de ese país. El pasado lunes en la noche, un acuerdo logró una tregua de tres días para permitir el paso de los camiones retenidos.

Borja añadió que hay compromiso del Gobierno peruano de resolver el problema para que al cabo de las 72 horas ya no se reinstalen los bloques. “De todos modos, nos han ofrecido una carretera alternativa, pero es un tramos en malas condiciones, que nos va a demandar más tiempo”, explicó Borja.

Los transportistas bolivianos llevan, principalmente, alcohol y soya, a puertos peruanos, y los que vienen de allí traen fierros, cemento y otros materiales.

En Portada