Pasar al contenido principal
Agencias

Defensoría del Pueblo y Save The Children se alían contra la violencia sexual

La Defensoría del Pueblo y Save The Children International suscribieron un convenio de cooperación interinstitucional, con la finalidad de prevenir la violencia a niñas, niños y adolescentes (NNA), con énfasis en la prevención de la violencia sexual hacia esta población y el embarazo en la adolescencia.

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, manifestó que el convenio suscrito hoy permitirá desarrollar un plan de trabajo conjunto, en la actual coyuntura de pandemia, donde la niñez y adolescencia han sido las poblaciones más afectadas.

Anunció que la institución defensorial genera alianzas con gobiernos municipales que permitirán la implementación del plan de trabajo acordado con Save The Children, que hace énfasis en la prevención de la violencia sexual contra niñez y adolescencia.

La directora de Save The Children, Marianela Montes de Oca, planteó la importancia de trabajar en el empoderamiento de esta población para que sea la protagonista directa para incidir en que las autoridades locales incorporen en sus planificaciones una perspectiva de niñez. 

El convenio, suscrito hoy establece, asimismo, acciones para el fortalecimiento de los servicios de atención y protección de esta población frente a las cifras alarmantes de casos de violencia registrados en 2019 y 2020, situación que se ve agravada por la emergencia sanitaria a consecuencia de la COVID-19.

En la gestión 2019, de acuerdo al Ministerio Publico, se registraron 923 casos de violación de niñas, niños y adolescentes, en 2020 esta cifra ascendió a 1.714 casos. La situación es similar en los casos de abuso sexual que de 773 que sumaron en 2019, aumentaron a 1.687 en 2020. De enero a abril de este año, los hechos de violencia sexual contra NNA sumaron 433.

El embarazo en adolescentes en Bolivia se constituye en una gran preocupación por la cantidad de los casos en las últimas gestiones. En 2019 se registraron 49.044 embarazos en niñas y mujeres comprendidas entre los 10 a 19 años de edad, de las cuales 2.631 fueron en niñas y adolescentes de 10 a 15 años de edad, cifra que preocupa por los efectos que conlleva una maternidad a corta edad, afectando el ejercicio de sus derechos y consolidando círculos de pobreza y desigualdad para ellas y sus hijas e hijos.
 
Si bien estas cifras presentaron una leve reducción en 2020, cuando fueron 39.516 embarazos en niñas y mujeres de 10 a 19 años, de éstos 2.119 correspondieron a niñas y adolescentes de 10 a 15 años, constituye una cifra que llama la atención y que estamos seguras que no representan la realidad, ya que el subregistro se incrementa en situaciones de crisis. 
 

En Portada