Pasar al contenido principal
ERBOL

Iglesia en Bolivia celebra el Día Nacional de los Laicos, testigos del Reino de Dios

La Iglesia Católica en Bolivia celebra este domingo el Día Nacional de los Laicos, a quienes considera los auténticos testigos del Reino de Dios y de Cristo, principio y fin de la historia en la familia, el trabajo, la profesión, la política y todos los ámbitos de la sociedad.

El arzobispo de Santa Cruz monseñor Sergio Gualberti afirmó que todos los bautizados tienen un rol particular y son los llamados a heredar el reino eterno de Dios, conscientes que, de nosotros, en la eternidad, queda solo el amor dado y recibido.

Durante la homilía dominical, el prelado recordó las tres imágenes de Jesucristo Pastor, Rey y Juez que confirman que el amor es el núcleo central del Reino de Dios, el motivo por el cual Dios mismo se ha hecho cercano a nosotros y se ha vuelto nuestro prójimo en su Hijo hecho hombre.

Recordó que Jesús se ofreció a sí mismo como víctima en el altar de la cruz y se entregó al Padre para la construcción del Reino Eterno y universal que significa el reino definitivo y para todos los hombres de todos los tiempos y lugares que se va construyendo en el cada día de la historia humana.

También existe el Reino de la verdad y la vida, esa la verdad que nos hace reconocer el valor sagrado de la vida y de la dignidad de todos porque somos hijos amados de Dios. Destacó igualmente el Reino de la santidad y la gracia: la santidad a la que todos estamos llamados y que se hace realidad por la gracia de Dios.

El Reino de la justicia, el amor y la paz, los valores evangélicos a las bases de nuestras relaciones con Dios y el prójimo, pilares de la convivencia fraterna y solidaria, y sin los cuales la sociedad cae en la disgregación y la ruina.

Explicó que el amor al prójimo es el crisol decisivo por el cual "todos" indistintamente debemos pasar en el día final. Allí seremos juzgados según la aceptación o el rechazo de Cristo a quien no vemos en carne y hueso, pero que se identifica con cuantos, en el mundo, sufren y son olvidados.

Indicó que el amor al prójimo es identificar con los "hermanos más pequeños", los pobres, los enfermos, los encarcelados, los "don nadie" de la sociedad y los que son perseguidos a causa de la justicia.

"Tenía hambre y me dieron de comer, tenía sed y me dieron...". "¿Cuándo Señor... te hemos visto hambriento, sediento... y te hemos dado de comer?... En verdad les digo, cada vez que han hecho esto a uno sólo de mis hermanos más pequeños, a mí me lo han hecho..."., sostuvo monseñor Gualberti.

En Portada