Pasar al contenido principal
Kaliman fue leal a Evo Morales hasta el último
AGENCIAS

Kaliman fue leal a Evo Morales hasta el último

El excomandante de las Fuerzas Armadas (FFAA), Williams Kaliman, fue leal a Evo Morales hasta el último momento, de acuerdo con declaraciones que hicieron los generales de su Estado Mayor.

Los militares contactados por Página Siete, señalaron que el excomandante continuaba recibiendo llamadas de Morales y lo seguía tratando de “hermano Evo, hermano Presidente”, cuando ya no era el primer mandatario de la nación y peor aun cuando ya estaba por dejar el país para irse a asilar a México. Además, no asumía decisiones pese a que el país se encontraba en medio de la zozobra a causa de los hechos vandálicos ocasionados por grupos afines a Evo Morales.

Ni siquiera respondía a la conminatoria pública que le hizo la entonces presidenta del Senado, Jeanine Añez, para que saque a sus tropas a la calle porque la Policía Boliviana había sido rebasada y lo había comunicado públicamente.

Finalmente, el excomandante de las Fuerzas Armas (FFAA), Williams Kaliman, anunció que el Ejército iba a realizar operaciones conjuntas con la Policía Boliviana hasta restablecer el orden y la paz social en el territorio nacional, pero según Página Siete, Kaliman tomó esta determinación por presión de los generales del Estado Mayor, quienes le pidieron que dé cumplimiento estricto al reglamento de las FFAA y a lo establecido en la Constitución Política del Estado (CPE).

En esa conferencia de prensa, Kaliman estaba rodeado de todos los generales de su Estado Mayor, pero no lo acompañaban ahí en señal de respaldo. Minutos antes de salir ante las cámaras, lo amenazaron con arrestarlo y tomar el mando si no sacaba a los soldados a las calles.

Ese fue el desenlace de un día en el que los militares del Alto Mando Militar y su consejo superior, integrado por generales de las tres fuerzas, pasaron horas tensas por “la pasividad e indiferencia de Kaliman”.

Dos noticias alertaron a los generales para levantarse contra Kaliman:  El aviso de un alzamiento de los coroneles del Ejército en el que se pretendía arrestar a los generales, tomar el mando y sacar a las tropas  a las calles; y la “sumisión y obediencia” de Kaliman y del comandante de la Fuerza Aérea, Jorge Terceros, a Evo Morales, Álvaro García Linera y a Javier Zavaleta, pese a que estos ya habían renunciado un día antes.

 

ZABALETA HIZO EL RECLAMO

El 11 de noviembre, el exministro de Defensa, Javier Zavaleta, se reunión con el excomandante de las FFAA, Willams Kalimán, para reprocharle el haber ejecutado el plan Sebastián Pagador con el fin de resguardar las instituciones públicas del Estado. “Zavaleta le reclamó al comandante por qué sacó a los soldados a resguardar los bienes públicos mediante el plan Sebastián Pagador, si Morales nunca lo había instruido. De hecho, circuló una carta en la que el exministro aseguraba que nunca ordenó que se ejecute esa acción militar”, detalla Página Siete.

La visita de Zavaleta a Kalimán causó la molestia a los militares, puesto que ya no era considerado una autoridad del Ejecutivo, tras la renuncia del expresidente Evo Morales.

Tras la renuncia de Morales a la presidencia,  grupos masistas quemaron en La Paz 64 buses Puma Katari y casas de autoridades. Además, incendiaron decenas de estaciones policiales, ante la mirada absorta de sus efectivos que intentaban resguardar la Plaza Murillo.

 

En Portada