Pasar al contenido principal
Elías López Fernández, GENTE

Incendios forestales dejan saldo desolador en áreas damnificadas

Entre 2019 y 2021 los incendios forestales en Bolivia han sido devastadores, lo que dejó un saldo desolador de más de 10 millones de hectáreas de reservas naturales consumidas por el fuego y más de tres especies de animales silvestres al borde de la extinción, según revela un informe de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

De acuerdo con el documento, en 2019 los incendios forestales consumieron cerca de seis millones de hectáreas, entre bosques, selvas y pastizales, en toda Bolivia y en 2020 llegó a más de cinco millones de hectáreas devastadas por el fuego.

En 2021, el fuego avanzó agresivamente en varios departamentos de Bolivia, de los cuales los más afectados fueron el Beni, Santa Cruz, Cochabamba. Según la FAN en lo que va del presente año se reportaron cerca de 3.6 millones de hectáreas consumidas por el fuego, de las cuales 90% corresponden a la región del oriente boliviano.

INFORME DE MEDIO AMBIENTE
“A la fecha se reportaron 3.594.255 hectáreas quemadas en 2021”, afirmó el viceministro de Medio Ambiente y Biodiversidad, Magín Herrera, quien indicó que los departamentos más afectados son Santa Cruz (este) y Beni (noreste), que concentran la Amazonía y los llanos del país.

De acuerdo con la información proporcionada, las 3.594.255 de hectáreas equivalen a 35.942 kilómetros cuadrados, un territorio mayor al de Bélgica. El ministro detalló que, del total, 1.199.002 corresponden a zonas forestales, 1.536.285 a pajonales y 858.968 a tierras fiscales.

La quema de pastizales suele presentarse todos los años en Bolivia, con el fin de ampliar la frontera agrícola y agropecuaria. El Gobierno emite autorizaciones para ciertas áreas, pero no se cumplen; sin embargo, la autoridad destacó que las quemas “son mucho menores a las registradas en 2020 y 2019”.

Según datos oficiales del Gobierno, en 2019 se reportaron 5.305.502 hectáreas quemadas y 5.021.820 hectáreas en 2020.

Consultado sobre las razones de que en 2021 hayan disminuidos las hectáreas calcinadas, Herrera señaló a la labor coordinada entre los ministerios de Defensa y de Medio Ambiente, que permitió un mayor desplazamiento de personal militar para controlar zonas en las que potencialmente se registran incendios.

PELIGRO PARA LA FAUNA
Tras los incendios forestales la vida no será igual para los animales silvestres, como el leopardo, conocido con el nombre científico de Leopardus pardalis, uno de los animales más rápidos del mundo. Un ejemplar de esta especie tuvo que recorrer con sus ágiles patas cientos de kilómetros para poder huir del intenso fuego que devoró su hábitat. En ese intento desesperado por salvar su vida, perdió el sentido en la carretera que une a San Matías y San Ignacio.

Un tiempo después, el animal fue encontrado en el municipio de Roboré, por el veterinario y especialista en traumatología, Jerjes Suárez, quien lo cuidó, curó sus quemaduras y le practicó una cirugía, para restablecer un hueso quebrado que tenía el jaguar, el profesional prácticamente le salvó la vida. Como este jaguar muchos animales fueron víctimas del incendio y la gran mayoría se encuentran vulnerables a las inclemencias y amenaza que representa el fuego.

En opinión de la directora de Wildlife Conservation Society Bolivia, Lilian Painter, las quemas descontroladas en las tierras bajas representan un impacto desolador no solo sobre la flora, sino también sobre la fauna que está al borde de perder su hábitat y donde muchas especies, se encuentran al filo de la extinción.  

“Los animales requieren de grandes espacios conectados, pero el impacto del fuego ha reducido su capacidad de acción, como por ejemplo para el jaguar y otras especies, entre ellas, la paraba barba azul”, dijo al señalar que también están en peligro y bajo grave amenaza en la Chiquitanía y Amazonia otras especies de aves, como el ocelote y dos especies de monos.

IMPACTO AMBIENTAL
En el presente año, el análisis de impacto de los incendios forestales en Bolivia, nos presenta un recuento de las especies de animales silvestres afectadas. En él se hace mención a los riesgos que existen para la paraba barba azul, el ocelote y dos primates: el lucachi cenizo (Plecturocebus modestus) y el lucachi rojizo (Plecturocebus olallae).

El documento presenta imágenes satelitales de las áreas afectadas por los incendios y su sobreposición con áreas de distribución para especies endémicas. Por ejemplo, la paraba barba azul, que se encuentra en peligro crítico y tiene afectadas más de 900.000 hectáreas; y a una especie de aves, llamada piscuis de Berlepsch (Asthenes berlepschi) tiene un área quemada de 4.557 hectáreas.

Como referencia, podemos citar que hasta el 2020 se presentan datos que dan cuenta que al menos 28 especies endémicas y otras 34 familias de animales que habitan en las reservas naturales fueron impactadas por los incendios forestales.

En Portada