Pasar al contenido principal
EFE

Hija de Áñez dice que no teme a las amenazas en Bolivia y que no se callará

Carolina Ribera, hija de la expresidenta transitoria de Bolivia Jeanine Áñez, teme que su madre intente de nuevo atentar contra su vida y que, pese a las amenazas que ha recibido, no "descansará" hasta lograr justicia y libertad para su progenitora, quien cumplió seis meses en detención preventiva.

"Mi madre está viviendo un infierno judicial", dijo en una entrevista con Efe Ribera, quien desde que Áñez fue detenida el 13 de marzo ha encabezado una "cruzada" a nivel nacional e internacional para buscar que se le permita a la exmandataria defenderse en libertad.

Entre lágrimas, Ribera contó cómo se ha deteriorado la salud de la expresidenta interina. "Está muy delicada de salud, ha bajado mucho su peso".

Ribera también denunció que la Justicia en Bolivia "es un instrumento servil a este Gobierno. La están utilizando como represión política".

"Mi madre es el trofeo de ellos para dar un mensaje de miedo a todos los lideres opositores y a todas las personas que piensen diferente", expresó.

Su familia y la defensa siempre han defendido que Áñez es "víctima" de "procesos inventados, sin fundamento jurídico", en los más de diez casos que están abiertos en su contra tanto por la vía ordinaria como un juicio de responsabilidades.

En ese sentido, Ribera advirtió sobre las "irregularidades en la justicia" dado que para unos casos se le reconoce a Áñez como expresidenta interina y en otros solo como exsenadora.

El Gobierno de Luis Arce y el Movimiento al Socialismo (MAS) sostienen que el Gobierno de Áñez fue inconstitucional y es producto de un supuesto "golpe de Estado" contra Evo Morales, razón por la cual no le reconocen el fuero como exmandataria de Bolivia.

Ribera insistió en que lo que pide es "que se respete el debido proceso, que exista un juicio justo, que exista una investigación independiente por parte del Ministerio Público".

"El Gobierno hace de todo para dilatar los procesos y mantener a mi madre en la cárcel y cada día que pasa está en riesgo su vida, no hay las condiciones para ser atendida" debido a las enfermedades que padece como la hipertensión arterial y la depresión, dijo.

Áñez debe cumplir otros seis meses en prisión preventiva por otro proceso dentro del caso "golpe de Estado" en el que se le acusa por los presuntos delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la ley, que se suman a las acusaciones por presunta sedición, terrorismo y conspiración en la crisis de 2019.

Carolina Ribera señaló que a diario recibe amenazas pero "ya perdió el miedo".

"Si me aprehenden por luchar, por defender a mi madre están vulnerando todos mis derechos (...) Las amenazas y la inseguridad que vivo día a día no me asustan porque no puedo ver sufrir más a mi madre y no voy a callar no voy a descansar hasta que ella salga libre. Nos han amedrentado tanto, la he visto sufrir tanto que ya perdí el miedo", dijo entre lágrimas.

Ribera explicó que la decisión de su madre de asumir la Presidencia interina "no fue fácil", pues "todos tenían miedo" por la polarización que había por las denuncias de fraude electoral en los comicios de 2019 y la renuncia de Morales a la Presidencia.

Sobre el exministro de Gobierno Arturo Murillo, quien está detenido en EE.UU. por los delitos de soborno y lavado de activos, Ribera señaló que él "traicionó" a su madre y al pueblo boliviano, que es "lamentable" lo que hizo y que la Justicia estadounidense será la encargada de hacer lo que corresponde en ese caso.

En Portada