Pasar al contenido principal
ANF

Ramiro Llanos: No podemos rehabilitar en cárceles por falta de personal y con policías

Indicó que el personal policial, asignado a las cárceles, al ser de mente cuartelaría impone disciplina, pero también permite el ingreso de droga y alcohol a los recintos, lo que atenta directamente a la rehabilitación de los internos.

El exdirector de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, señaló este martes que la situación carcelaria del país, con altos índices de reincidencia en excarcelados, no cambiará por la insuficiente cantidad de rehabilitadores y mientras la policía siga administrando las prisiones.

"La visión que expresamos hace muchos años es que esto no va a cambiar mientras no tengamos una administración civil en los centros penitenciarios, esto no va a cambiar, no podemos rehabilitar a las personas porque no tenemos personal", señaló el especialista en entrevista con RTP.

Llanos reveló que mientras que el promedio de profesionales rehabilitadores a nivel de Latinoamérica es uno por nueve reclusos, en Bolivia esta relación crece a uno por cada 900.

"No hay ninguna incidencia para poder rehabilitar; y eso se ha notado en estos días con los incidentes tan duros que hemos tenido" por el caso de descuartizamiento, presuntamente por un exrecluso.

Indicó que el personal policial, asignado a las cárceles, al ser de mente cuartelaría impone disciplina, pero también permite el ingreso de droga y alcohol a los recintos, lo que atenta directamente a la rehabilitación de los internos.

"Ya se ha comprobado que en las cárceles lamentablemente pues tenemos 38% que consumen cocaína, 48% que consume alcohol, casi el 80% está en cosas negativas en cárceles, y quien tiene la llave de las puertas es la policía, por eso la policía tiene que irse de las cárceles", apuntó.

Llanos refirió que un ente administrativo que cuente con su propia seguridad, con personas formadas en técnicas de seguridad, debe asumir el control de las cárceles, porque mientras continúe la policía los problemas seguirán como ya es recurrente desde hace 30 años.

En Portada