Pasar al contenido principal
Tatiana Castro / GENTE

Activan alerta roja por desborde del Taquiña

Era las tres de la madrugada de ayer, cuando el sonido del río Taquiña despertó a los vecinos que rememoraron la tragedia de hace dos años y dos semanas, en esa ocasión la mazamorra enterró cientos de casas y cobró la vida de cinco personas. Esta vez no hubo víctimas fatales y los daños solo fueron materiales, aunque de consideración. Dos viviendas, una fábrica y cultivos de la zona de Rumi Mayu del municipio de Tiquipaya fueron los más afectados.

La Gobernación de Cochabamba, siguiendo los protocolos de atención de desastres, a través del centro de monitoreo climatológico, activó la alerta roja y desplazó los equipos de atención de emergencias al Distrito 6 y a la cuenca del río Taquiña.

Ante el riesgo de otra eventualidad similar, el secretario de los Derechos de la Madre Tierra, Alan Lisperguer, recomendó a la población de la zona tomar previsiones y ponerse a buen recaudo, lo mismo que sus pertenencias y mascotas.

“Hemos podido pronosticar que todavía vamos a tener un ascenso significativo de precipitación el día de hoy (ayer), a partir de las 3 de la tarde, aproximadamente, vamos a tener un pico elevado (…).  Vamos a socializar con la población a que tomen todos sus recaudos porque es posible que nuevamente se incrementen los caudales y como conocemos que la sección de este río es mucho más angosta aguas abajo, (por tanto) se podría generar otro desborde”, advirtió la autoridad.

Inundaciones

EL PROBLEMA
La mazamorra bajó con fuerza desde el Parque Nacional Tunari y taponeó un puente a la altura de la avenida 23 de Marzo, lo cual provocó que el lodo se desborde hacia la zona de Rumi Mayu.

Lisperguer explicó que el hecho se produjo debido a que el río Taquiña se desbordó por la intensa lluvia, rebasando la capacidad del par de disipadores cuya función principal es la retención de material y reducción de la fuerza del agua. Si bien las obras hidráulicas contuvieron las rocas, terminaron destrozadas. “Han cumplido su función, pero ha habido un arrastre de material extraordinario, se podría decir que ha reventado dos de nuestros disipadores, provocando que aguas más abajo se generen algunos taponamientos”, indicó el funcionario y ratificó que se implementarán otras estructuras hidráulicas en el río Taquiña.  

Adelantó que se construirán 15 disipadores más en la parte alta de la cuenca del río Taquiña con recursos asignados por el Gobierno central, departamental y la Alcaldía de Tiquipaya. Además, informó que harán gaviones en los sectores de mayor riesgo de la cuenca y lamentó la existencia de viviendas en las zonas de riesgo que no respetan la franja de seguridad.

Los trabajos de limpieza se llevan a cabo en Rumi Mayu y también en el río Taquiña donde se desplazó maquinaria de la Gobernación y de la Alcaldía de Tiquipaya para prevenir un nuevo desborde.

Los vecinos del Distrito 6 y el norte de la avenida Ecológica permanecen alertas ante cualquier eventualidad. “Nos hemos dividido en tres grupos: uno que ha venido a verificar el tema de los colmatadores con un ingeniero civil; el otro grupo ha estado ayudando en Chacacollo, donde las dos viviendas estaban afectadas; y otro grupo estaba coadyuvando con el municipio de Cochabamba para el retiro de material de arrastre y troncos que había dentro de uno de los canales de riego”, mencionó un técnico de la Gobernación.
La gobernadora Esther Soria inspeccionó las zonas afectadas por la mazamorra en la cuenca Taquiña  e instruyó el desplazamiento de la maquinaria del Servicio Departamental de Caminos (Sedcam).

Por el momento, se trabaja en Rumi Mayu y también en el río Taquiña para prevenir un nuevo desborde.

Los vecinos del Distrito 6, al norte de la avenida Ecológica de Tiquipaya, se mantienen en alerta y vigilia. José Flores, uno de los moradores, señaló que recibió una llamada de alerta a las 04.30 y  se movilizó para despertar a sus vecinos.

El alcalde de Tiquipaya, Juan Carlos Angulo, aseguró que se reaccionó rápidamente para evitar que el desborde afecte a más pobladores. Se desplazó maquinaria pesada –dijo– hasta el lugar para liberar el río y habilitar las vías anegadas.

AFECTADOS
La familia Flores fue una de las más afectadas por el desborde del río Taquiña que añegó su vivienda y tienda de venta de material de construcción, donde la mazamorra llegó hasta el metro y medio de altura. Cuatro autos quedaron cubiertos por el barro y se tuvo que usar maquinaria pesada para rescatarlos.

Fabricio, uno de los hijos, contó que fueron los vecinos quienes les alertaron del desborde y tuvieron que salir rompiendo las ventanas de su casa para ponerse a salvo; sin embargo, sus mascotas no tuvieron la misma suerte.

Aun no cuantificaron los daños, pero adelantó que todos los muebles y electrodomésticos que estaban en la planta baja de su vivienda quedaron arruinados. Los daños también se presentaron en la tienda de materiales de construcción.

Ayer, voluntarios y personal de apoyo de las Unidades de Gestión de Riesgo (UGR) de la Gobernación, de la Alcaldía de Tiquipaya, del Grupo SAR-FAB, SAR Bolivia, Bomberos de la Policía, GEOS y voluntarios llegaron hasta el inmueble para ayudar a sacarlos del lodo. Hicieron cadenas humanas y usaron cuanto pudieron para el traslado de las pertenencias de la familia afectada.

Las tareas de apoyo continuarán hoy y se mantiene la alerta ante cualquier emergencia.

In2

BREVE CRONOLOGÍA
-El sistema de monitoreo de la Gobernación advirtió a las 3.00 un incremento significativo del caudal en la parte alta de la cuenca del río Taquiña.
- La gobernadora Esther Soria instruyó que se desplegue personal y maquinaria de las Secretarías de la Madre Tierra (Servicios Departamental de Cuencas y Unidad de Cambio Climático, Riesgos y Desastres) y de Obras y Servicios (Servicio Departamental de Caminos), además de otras de sus dependencias.
- Las autoridades departamentales se constituyeron en la zona a las 04.00 y, tras una evaluación, verificó daños en el par de disipadores que la Gobernación construyó en el río Taquiña y otras afectaciones.

POLICÍA MOVILIZADA
Desde las 04.00 de ayer, el Comando Departamental de la Policía movilizó a efectivos de la Dirección de Bomberos del valle bajo y más de 20 efectivos de Quillacollo y Tiquipaya para ayudar a los damnificados  por la mazamorra en la localidad de Rumi Mayu, zona de 4 Esquinas, municipio de Tiquipaya.
Según el comandante departamental de la Policía, Franz Bermúdez,el trabajo que realizan los efectivos es resguardar la seguridad de los vecinos, evacuarlos a lugares seguros y apoyar trabajos de rescate de sus enseres domésticos.
SILLAR
La autoridad manifestó también que similar trabajo se realiza en El Sillar. Informó que, debido a los derrumbes que se registraron en días precedentes entre los kilómetros 115 y 178, se tienen más de un centenar de motorizados se hallan varados. La Policía acudió al lugar para ordenar el tráfico vehicular.

 

Se desbordan tres ríos en el trópico

La fuerte lluvia de los últimos días no solo causaron estragos en el municipio de Tiquipaya, sino que también provocaron la crecida de los ríos Isiboro y Chapare, en el trópico de Cochabamba, amenazando a los habitantes del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) y del Territorio Comunitario de Origen (TCO) Yuracaré, informó el secretario departamental de los Derechos de la Madre Tierra, Alan Lisperger.

“Las familias afectadas son principalmente indígenas, que viven a orillas de los ríos Isiboro, que pasa por el Tipnis, y Chapare que atraviesa la TCO Yuracaré”, informó la autoridad, citada por ABI.

Explicó que, inicialmente, el municipio de Puerto Villarroel tomó contacto con los dirigentes y caciques de los pueblos indígenas para atender sus principales necesidades.

“Se está realizando la atención correspondiente por el Gobierno municipal, nosotros también tenemos contacto con las autoridades indígenas quienes nos reportan las afectaciones, de forma de atender lo más pronto posible sus necesidades más urgentes”, agregó.

Lisperger anunció que personal de la Gobernación de Cochabamba se desplazará a la zona para brindar apoyo de forma directa a las familias indígenas.

La autoridad aclaró que la Gobernación no tiene reportes sobre daños en zonas urbanas del trópico, a consecuencia de las lluvias.
 
TRABAJOS EN COCHABAMBA

El desborde del río Taquiña y posterior arrastre de mazamorra en Tiquipaya causó el taponamiento del canal ubicado en la avenida Juan Pablo II y Tadeo Haenke, al oeste de la ciudad de Cochabamba.

La Alcaldía de Cochabamba desplazó maquinaria pesada al lugar para retirar los troncos y barro arrastrados por el caudal.
Por la temporada de lluvias, la Alcaldía activó cuatro brigadas adicionales para que trabajen las 24 horas del día para evitar o atender cualquier tipo de emergencia que se presente.

En Portada